Con la tecnología de Blogger.

Creative Commons

lunes, 20 de abril de 2015

La niña que sirenizaba

Ilustración: María Droco
Lidia tenía un serio problema.

Ella no era una sirena, ni lo había sido nunca, pero tenía la extraña facultad de convertir en sirena a cualquier persona. Ella lo llamaba “sirenizar”. Sólo tenía que tocarle la punta de los pies, y esa persona, fuese hombre o mujer, anciano o niño, quedaba automáticamente convertida en sirena, y ya nunca más podía volver a utilizar sus piernas.

Al principio, esto les causaba una gran conmoción a ella y a la gente sirenizada. No entendían muy bien el fenómeno, y de pronto, tenían que verse apartados de sus trabajos y de sus actividades habituales. Tenían que buscarse un medio ambiente completamente nuevo en el que poder sobrevivir. Por eso al principio, la sirenización no fue fácil.

La primera tuvo lugar en sus clases de natación. Lidia estaba en la piscina del Pabellón Municipal, aprendiendo a nadar. Ya sabía nadar a crol, y ahora estaba comenzando a practicar la natación de espaldas. Se sentía tan bien en este nuevo estilo, que la emoción le embargó y comenzó a nadar muy rápido. Tanto, que con la punta de los dedos de su mano alcanzó la punta de los pies del compañero que iba delante de ella. Al momento, él se convirtió en un tritón.

Toda la clase se sorprendió mucho, por supuesto, y se preguntaron qué era lo que había pasado. El incidente no terminó de relacionarse con Lidia hasta que le volvió a pasar lo mismo, esta vez practicando el estilo mariposa.

Los dos alumnos, ahora convertidos en tritones, tuvieron que adaptar su vida a su nueva condición. Lo más complicado fue el no poder usar sus piernas, por lo que fuera de la piscina tenían que pasar una vida muy parecida a una persona que se hubiera quedado en silla de ruedas. Utilizaban esta silla para casi todo, menos para las clases de natación. Allí ganaron fluidez, pues la cola de pez los hacía impulsarse mucho mejor en el agua.

Decidieron entrenar duro, y a los cinco años, cuando les permitieron anotarse a las Olimpiadas, ganaron un montón de medallas de oro, ya que la cola les daba una ventaja especial. Algunos quisieron denunciarlos por hacer trampas, pero lo cierto es que la cola era una parte de su cuerpo y ellos no estaban tomando ninguna sustancia extraña ni habían sufrido más transformación que aquel accidente en el que Lidia los sirenizó.

Pero, aparte de estos dos niños, Lidia siguió sirenizando a más gente. Muchas veces era sin querer, pues, aunque sabía que era ella la que tenía el poder para convertir en sirena, a veces se despistaba y tocaba la punta de los pies de alguien sin querer.

Los siguientes sirenizados fueron su abuela y un vecino. A su abuela la convirtió una tarde en la que, debido a su artrosis y su dificultad de movilidad, le había pedido a Lidia si podía cortarle las uñas de los pies. Lidia, centrada en ayudar a su abuela, no se dio cuenta. Cuando tocó con sus manos la punta del dedo de los pies de su abuela, ¡pum! Ésta se volvió sirena. A ella no le importó mucho en cierto modo porque ya había perdido bastante movilidad en las piernas, y además ganó una destreza adicional para moverse en el agua. A partir de ese momento, el llevar a la abuela a la piscina en verano se convirtió en algo mucho más frecuente que antes. Era un gusto comprobar la plenitud que desprendía cuando se desplazaba con fuerza y elegancia por el agua gracias a su cola nueva. Parecía otra.

A su vecino lo convirtió una tarde que comían todos juntos en el jardín. Éste tenía un hijo pequeño, que se divertía mucho jugando a la pelota con Lidia. Al llegar la hora del postre, mientras los mayores se perdían en sus disquisiciones, Lidia y Luis, el hijo del vecino, cogieron la pelota y se pusieron a jugar. En un momento del juego, a Luis se le desvió la pelota que le había lanzado a Lidia y ésta cayó a los pies de la mesa de los mayores. Concretamente, a los pies de su padre, que ese caluroso día había decidido llevar chanclas. Cuando Lidia cogió la pelota, el vecino quedó automáticamente convertido en tritón. La sorpresa de todos los comensales fue enorme. Al principio no se dieron cuenta, porque al estar sentado no le veían las piernas, pero cuando éste trató de ponerse de pie y se cayó de bruces contra el suelo, todos pudieron contemplar la amplia cola de pez que surgía de su cintura.

A partir de ese momento, Lidia fue conocida como la gran sirenizadora del país. El Ayuntamiento decidió construir una piscina donde pudieran hacer vida los sirenizados, con una gran capacidad y una amplia gama de actividades que podían practicar en el agua. Las personas que Lidia convirtió en sirena por accidente llegaron a ser quince, pero además se le sumaron otras cinco que viajaron desde diferentes puntos del país porque habían escuchado hablar de la extraña facultad de Lidia en las noticias y querían que ella los transformara en sirenas. Decían que estaban cansados de sus vidas como humanos y que querían probar algo diferente.

En total, veinte sirenas se encontraron nadando y viviendo en aquella maravillosa piscina que había construido el Ayuntamiento. Estas sirenas se hicieron muy famosas. Fueron entrevistadas por multitud de periódicos y revistas, las grabaron para muchos reportajes de televisión e incluso llegaron a crear un programa sólo basado en su experiencia diaria. Podía decirse que eran como monitos de feria acuáticos. Casi no tenían privacidad ni vida propia, por lo que a los tres años se prohibió todo espectáculo o actividad lucrativa que utilizase a las sirenas. Sólo se le permitió la entrada en el recinto a familiares, amigos o a personas acreditadas que quisieran visitarlas simplemente para charlar con ellas una tarde.

Lidia iba muy a menudo a verlas, pues al principio de todo, ella había sido la causante de su condición de híbridos pez-humano. Era la persona sin cola que más confianza tenía con ellas, y realmente la consideraban una más de su grupo.

En una tarde de confidencias, algunas sirenas le revelaron que estaban hartas de vivir en esa piscina, que querían volver a tener piernas y salir de allí. Era una vida muy relajada y divertida, pero añoraban su hogar y algunas cosas que habían dejado atrás. Entonces Lidia les dijo que ella no sabía cómo hacer para devolverlas a su estado anterior, pero una tuvo una idea:

Prueba tocándonos la punta de la cola. Si tocando la punta de los dedos de los pies nos convertiste en sirenas, el mismo proceso debería suceder a la inversa.

A Lidia le pareció una buena idea, y probaron. No obstante, algo muy extraño sucedió:

De las cuatro sirenas que habían pedido volver a tener piernas, sólo dos lo consiguieron. Lidia tocó las puntas de las colas de todas, pero a esas dos no les surtía efecto su poder. Ella probó, y probó, y probó, pero no consiguió nada. Esas dos sirenas, apenadas, siguieron con su vida en la piscina, mientras que las otras dos lograron salir y volver a su vida de antaño.

Cuatro meses después, Lidia descubrió que las sirenas que habían querido salir y no habían podido, al final se habían adaptado tan bien a la piscina que ya eran tan felices como las otras, sus compañeras con piernas. Volvieron a disfrutar de la relajada vida de aquel lugar, y no sólo eso:

Se habían enamorado entre sí.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Template by:
Free Blog Templates